En SOMOSFAUNA queremos comprometernos aún más con el respeto al medio ambiente. Concienciarse sobre la importancia de elegir ropa orgánica es un factor fundamental que puede empezar a cambiar las cosas. Ayudar al planeta y sentir sobre nuestro cuerpo un tejido natural será la recompensa.

Amamos la moda y el diseño, pero con valores añadidos, como el de la solidaridad, la ecología, la ética social y el comercio justo, en definitiva con la sostenibilidad.

CALIDAD DEL TEJIDO

En Somos fauna, nos importa mucho la originalidad y los materiales orgánicos para hacer que nuestra ropa sea cada vez más bella, más suave y súper cómoda de llevar.

La calidad reside en los detalles más pequeños. Suficiente para hacer que nuestros fundamentos en Somos Fauna sean tan irresistibles como resistentes, incluso después de muchos años y lavados.

NUESTRAS PRENDAS DURAN, Y HE AQUÍ POR QUÉ: ¡SON SÓLIDAS!

ÉTICA Y DESARROLLO SOSTENIBLE-RESPETO

El respeto es fundamental. La vida ética y el desarrollo sostenible nos parecían normales en lugar de insuperables. ¿Cómo? Muy naturalmente, Respetando tu piel con telas suaves, así como respetando a los hombres y mujeres que producen la ropa en condiciones de trabajo dignas. Sin mencionar el respeto al mundo en el que vivimos al limitar nuestro impacto ambiental. ¿La prueba? nuestras telas orgánicas son certificadas por GOTS, y todas las fábricas que producen nuestra ropa son auditadas por la FAIR WEAR FOUNDATION.

La Norma Textil Orgánica Global (GOTS) es la norma líder mundial en el procesamiento de textiles hechos con fibra orgánica, que incluye criterios ecológicos y sociales, sustentada por certificaciones independientes en toda la cadena de provisión textil.

Fair Wear Foundation trabaja con marcas, fábricas, sindicatos, ONG y, en ocasiones, gobiernos para verificar y mejorar las condiciones laborales en 11 países productores de Asia, Europa y África. Además FWF realiza un seguimiento de las mejoras realizadas por las empresas con las que trabaja.

Nuestras tintas están certificadas por las pruebas más rigurosas de sustancias químicas nocivas para la salud, incluso para aquellas que aún no están reguladas por legislación.

ROPA ORGÁNICA

Hace ya un tiempo en Somos Fauna dimos nuestro gran salto. Nos decidimos a estampar nuestros diseños solamente sobre ropa orgánica. Sin embargo el empleo de este término genera muchas preguntas: ¿qué es la ropa orgánica?, ¿por qué es más cara la ropa orgánica que la no orgánica?, ¿qué ventajas tiene comprar ropa orgánica?

Para responder en la medida de nuestras posibilidades a algunas de estas cuestiones vamos a explicarte aquí ciertos aspectos importantes a la hora de tener en cuenta cuando vas a comprar cualquier producto textil. Luego tendrás que ser tú quien decida qué hacer, pero después de leer esto ya no podrás decidir diciendo que no sabes qué es la ropa orgánica.

¿QUÉ ES LA ROPA ORGÁNICA?

Si miras la etiqueta de la camisa, la camiseta o el jersey que llevas puesto encontrarás mucha información en ella. Normalmente verás la talla representada por una, dos o tres letras, el lugar de origen de la prenda, a veces información sobre el lavado y el planchado y también podrás saber el material que que esta hecha.

La gran mayoría de la ropa que se vende en todas las tiendas y grandes almacenes está fabricada con una combinación variable de tres tipos de fibras diferentes. Una gran parte (cerca del 60%) son fibras sintéticas. Se producen a partir del petroleo o sus derivados y son resultado de un conjunto de procesos químicos de transformación. Entre ellas están el nylón o la lycra. Su coste ambiental es muy elevado, además de que la materia prima esencial para su fabricación es un recurso finito y cada vez más escaso.

Un segundo tipo de fibras son el resultado de la transformación de algunas materias primas naturales como la celulosa. Son denominadas como fibras artificiales, puesto que requieren ser sometidas a procesos químicos de gran intensidad para conseguir un producto con el que se pueda trabajar. Su principal representante es la viscosa o rayón.

Finalmente, y estas son las que más nos interesan, nos encontramos con las fibras naturales. Su origen es de tipo animal o vegetal y son las que tradicionalmente han servido para vestir a la humanidad antes del desarrollo de la industria química. Entre ellas estarían la lana, la seda, el lino, el cáñamo o el algodón. Estas materias primas, inicialmente al menos, apenas necesitarían una serie de procesos mecánicos para su transformación. Sin embargo, con el paso del tiempo, la industria ha ido añadiendo cada vez más productos químicos al proceso productivo de estos materiales. Abonos químicos, insecticidas y pesticidas se usan para obtener algodón, cáñamo o lino. Además, los tintes empleados para colorear y hacer más vistosos estos productos, antiguamente de origen natural la mayoría de ellos, también han sido desplazados por imitaciones de origen químico que conllevan un gran impacto.

Por tanto, y para resumir, podemos considerar como ropa orgánica toda aquella que ha sido confeccionada a partir de una fibra natural, siempre y cuando en el proceso de producción de esta fibra natural no se haya empleado productos químicos para su cultivo. Como muestran las diferentes certificaciones que mostramos al final el algodón empleado en la confección de nuestra ropa cumple esas exigencias.

¿POR QUÉ ES MÁS CARA LA ROPA ORGÁNICA?

Es cierto, generalmente la ropa orgánica tiene mayor precio para la persona que compra que aquella ropa que no busca cumplir con ninguna exigencia ambiental. Sin embargo, aunque el precio final a pagar parezca mayor, cuando analizamos todos los elementos implicados en el proceso productivo podemos afirmar que en realidad no es más cara, sino incluso es más barata.

¿Cómo es esto?, pero sí vale más dinero la ropa orgánica que la no orgánica. Precisamente la clave está ahí, aunque estés pagando más dinero por una prenda orgánica que por una no orgánica, en realidad esta última es más cara, pero todo ese precio extra no lo pagas directamente en dinero cuando vas a una tienda o lo adquieres a través de una página web. Hay un precio que no se contabiliza en dinero y tiene que ver con muchos factores. Por poner solo algunos ejemplos: los residuos resultantes de producir materiales sintéticos, la erosión y la desertificación producto de cultivos no sostenibles, la depauperización de las condiciones de vida de comunidades enteras que se ven obligadas como única salida a trabajar en fábricas bajo condiciones laborales inadecuadas. Estos son solo algunos ejemplos de costes asociados a la “ropa barata” que no tienen la ropa orgánica. Aunque no los paguemos inmediatamente al salir de la tienda estos costes están recayendo de manera difusa sobre nuestras decisiones de compra. Antes o después habremos de pagar la factura correspondiente, ya sea en forma de degradación ambiental, explotación laboral, conflictos políticos internacionales o empeoramiento de nuestra salud. Pues todos ellos son necesarios para poder seguir pagando esos precios irrisorios de la “ropa barata”.

¿QUÉ VENTAJAS TIENE COMPRAR ROPA ORGÁNICA?

Podemos mencionar infinidad de ventajas. Unas tienen que ver con actuar de manera coherente a cómo pensamos. Si pensamos que degradar el planeta con cultivos no sostenibles está mal. O pensamos que las personas que trabajan han de ser justamente retribuidas por su trabajo y este se ha de desarrollar en unas condiciones mínimas de salubridad, jornada laboral y respeto a sus derechos. Como decimos, si pensamos que estas cosas deben cambiar con cada una de nuestras decisiones de compra estamos en condiciones de hacer algo para que cambien. La ropa orgánica contribuye a disminuir la agricultura voraz con el medio ambiente. También la ropa orgánica es útil para que todos los actores implicados en el proceso de producción mejoren sus condiciones de existencia. Desde los agricultores que siembran el algodón hasta las personas que trabajan en las fábricas en las que se dan forma a los tejidos, se tiñen y se empaquetan.

Por último, la ropa orgánica también te proporciona ventajas más tangibles e inmediatas. Los tejidos orgánicos contienen cantidades mínimas de productos químicos, por ello son los más recomendables para personas con especial sensibilidad hacia estos compuestos. Además de más saludable, la ropa orgánica es más cómoda y más resistente al lavado que la mayoría de ropa no orgánica. Su calidad es especial y al simple tacto notarás la diferencia cuando lo compares con un tejido no orgánico.